900 804 194

La niñez, ¿Una etapa importante en la salud bucodental?

 en Odontología infantil, Salud

La niñez es una de las etapas más importantes de nuestra vida, tanto en lo relacionado con el crecimiento emocional como con el crecimiento físico. Es en esta época cuando se perfilan muchos aspectos relacionados con nuestro carácter y nuestro comportamiento.

Hábitos de higiene bucal.

En lo referente a la salud bucodental, es fundamental establecer cuanto antes unos hábitos de higiene dental, ya que si acostumbramos desde muy pequeños a los niños a invertir tiempo en cuidar su boca, es mucho más provable que luego mantengan esa costumbre el resto de su vida.

Es una tarea que requiere paciencia y perseverancia, pero que debe afrontarse con decisión, ya que a la larga será muy beneficioso para los peques. Evitar que padezcan caries u otras afecciones dentales que pueden llegar a ser muy dolorosas, compensa con creces el tiempo que necesitemos invertir para concienciarlos de la importancia de cuidar sus dientes. Lo ideal es comenzar por habituarlos a cepillarse los dientes todos los días, teniendo en cuenta algunos puntos clave.

  • Es importante empezar cuanto antes a inculcar los hábitos de higiene bucodental, pero debemos valorar la habilidad psicomotriz de cada niño para decidir a qué edad está preparado. Normalmente se considera que a partir del año y medio están ya listos para empezar a cepillarse los dientes. También es importante elegir cepillos diseñados específicamente para su edad.
  • Al principio bastará con que se acostumbren a tener un momento para el cepillado de los dientes cada día, pero a medida que crecen es igualmente importante enseñarles una correcta técnica de cepillado. La recomendación de los dentistas es cepillarse los dientes al menos dos veces al día (antes de ir a dormir y al levantarse).
  • La duración del cepillado para los niños debe ser de en torno a dos minutos, recordándoles que durante ese tiempo deben cepillar todos los dientes por ambas caras.
  • A partir de los 2 o 3 años también se puede comenzar a introducir el hilo dental en los hábitos de higiene bucal. Es una tarea para la que necesitarán ayuda, al menos hasta los 7 u 8 años.
  • Además de explicar las técnicas de cepillado, también se debe insistir en explicar la importancia del hecho de cepillarse los dientes, ya que es una tarea que puede ser muy tediosa para el niño, y la afrontará con más motivación si comprende que es algo importante. Al igual que en otras tareas, animar al niño y felicitarlo cuando lo hace bien le ayudará a involucrarse más, y a afrontar con más motivación la hora de limpiarse los dientes.

Para ayudarnos en la tarea de inculcar los hábitos de higiene bucal a los más pequeños, existen distintos juegos y canciones que podemos utilizar. Y para los que se atrevan a sacarle partido a las nuevas tecnologías, también existen aplicaciones específicas para fomentar la higiene bucal en los niños.

Las visitas al dentista.

Otro punto clave para conseguir que los niños tengan una buena salud dental a lo largo de toda su vida, es acostumbrarlos a acudir al odontólogo para realizar revisiones periódicas. Si desde pequeños ven como algo natural visitar al dentista con frecuencia, seguirán haciéndolo cuando sean mayores.

Una alimentación equilibrada.

Acostumbrar a los niños desde pequeños a tener una dieta equilibrada, con un consumo moderado de azúcares, el el mejor modo de evitar que padezcan caries y otras afecciones dentales.

Las caries son uno de los problemas más comunes que sufren los niños en cuanto a su salud dental, pero son perfectamente evitables siguiendo 3 simples pasos:

  • Moderar el consumo de alimentos con alto contenido en azúcar.
  • Ir aprendiendo unos correctos hábitos de higiene dental.
  • Acudir al dentista para realizar revisiones cada 6 meses.
Artículos Recientes