Consejos para mantener tu boca sana


No es algo nuevo que debemos mantener nuestra dentadura todo lo sana posible a lo largo de nuestra vida. Pero lo cierto es que muchas personas no están tomando todas las medidas necesarias para cuidar correctamente sus dientes. Tener una salud dental óptima debe ser una de tus grandes prioridades, ya que no todo puede solucionarse después con un tratamiento dental.

Te vamos a mostrar varios consejos para conseguir que tu boca se mantenga sana y que no se convierta en un calvario.

1. Cepíllate los dientes como mínimo 2 veces al día.

Se considera que son necesarias en torno a 12 horas para que la placa se deposite de manera consistente alrededor de nuestros dientes, transformándose en bacterias que pueden dañar nuestros dientes de manera severa.

Es por esto que aconsejamos cepillar los dientes como mínimo 2 veces al día. Recuerda centrarte en la línea de las encías y realizar movimientos circulares.

2. Visita al dentista con regularidad.

Es vital para nuestra salud dental y para saber si algo no va bien visitar al dentista como mínimo 2 veces al año para una revisión. Esto nos permitirá detectar a tiempo algunas afecciones como caries o determinadas enfermedades de las encías.

3. Un cepillo eléctrico siempre es mejor opción.

Con un cepillo de dientes eléctrico conseguiremos quitar mucha más cantidad de placa y restos de alimentos y bacterias que con un cepillo manual. Si lo utilizamos durante mínimo 2 minutos, obtendremos muy buenos resultados. No olvides cambiar la cabeza de tu cepillo de dientes eléctrico mínimo cada 3 meses.

4. Utiliza el hilo dental de manera correcta.

Utilizar hilo dental es muy recomendable ya que nos ayuda a eliminar los restos de alimentos que se acumulan entre los dientes. El objetivo es eliminar estos restos antes de que se conviertan en bacterias que puedan provocar caries. Tienes que envolver los dedos índices con el hilo dental y pasarlo entre los dientes con cuidado de no dañar la encía.

Utiliza un pedazo nuevo de hilo para cada diente, sino pasarás las bacterias de uno a otro.

5. La técnica siempre se puede mejorar.

No utilices demasiada pasta de dientes, ya que se ha comprobado que cuanto más seco se encuentre el cepillo de dientes, más efectiva será la limpieza. El correcto movimiento de nuestro cepillo de dientes es clave para a reducir la placa dental de modo eficiente.

6. La lengua también es importante.

De la misma manera en la que realizas una limpieza de tu dentadura, tienes que tener en cuenta la limpieza de tu lengua, ya que es un lugar perfecto para que las bacterias habiten y se hagan fuertes. Puedes comprar un limpiador especial para la lengua, utilizar un cepillo con el reverso adaptado para limpiar la lengua o incluso utilizar una cuchara boca abajo para arrastrar toda la suciedad de tu lengua.

7. Olvida los hábitos nocivos.

Fumar o beber vino de manera continua es una forma de manchar nuestros dientes y también de reducir de manera drástica el suministro de sangre a nuestras encías. Esto puede causar o empeorar una enfermedad en nuestras encías, incluso cáncer de boca.

8. Las bebidas gaseosas ácidas no son buenas amigas.

Este tipo de bebida erosiona con gran facilidad nuestro esmalte y deja nuestros dientes más expuestos a las bacterias. Tanto para tus dientes como para tu salud en general, la mejor alternativa es siempre el agua.

9. Evitar todo lo posible el azúcar.

Los alimentos con un alto contenido en azúcar son también enemigos de tu dentadura.

10. Incluye más verduras en tu dieta.

Comer zanahorias, apios y otras verduras crudas es una forma natural de limpiar los dientes, y una alternativa si algún día no tienes a mano tu cepillo.

Abrir chat